Recomendaciones, ¿sí o no?

La opinión de hoy es para algo que todos hacemos con más o menos frecuencia. ¿Son acertadas las recomendaciones de juegos a terceros o son un error? Vamos a verlo…

Todos, en mayor o menor medida, hemos recomendado algo en alguna ocasión a otra persona, o bien alguien lo ha hecho hacia nosotros. Esto, que como es obvio puede aplicarse a prácticamente cualquier ámbito de nuestra vida, tiene sus ventajas e inconvenientes y de ello voy a hablar en este post, cómo no centrándome en la temática del blog…

Seré sincero, no me gusta mucho recomendar juegos a otros por una razón muy simple: mis gustos no son los de los demás. O tal vez sí y yo no lo sé, pero lo más normal es que no se piense en esto cuando alguien llega, lanza la pregunta y vamos todos prestos a responder en base a lo que nosotros creemos que esa persona va con seguridad a disfrutar gracias a nosotros.

Esa es otra: ¿qué nos lleva a preguntar a terceros como si no fuéramos capaces por nosotros mismos de discernir si tal o cuál juego tiene visos de ser disfrutado? Normalmente la información abunda pero casi siempre se acaba buscando la opinión de aquellos que lo han jugado. Parece que nos fiamos más de eso que de nuestro propio criterio cuando, así lo creo, debería ser al contrario pues este se basa como dije en nuestros gustos y no en los de otros.

Caso diferente es cuando se conocen los gustos ajenos y ahí sí es más factible la recomendación aunque ello no implica que vayamos (o vayan) a acertar. Aquí entra en juego un factor crucial: el entusiasmo de quien informa, que puede lograr contagiar al informado y crear en él ese “hype” o expectación que tan bien saben manejar los medios y algunos creativos duchos en el arte de la comunicación de masas.

Ante esta situación pueden ocurrir principalmente tres cosas. La primera es que acertemos en nuestra elección y que ese juego que recomendamos o nos recomienden sea lo que se esperaba que fuera, pero hay otras dos situaciones en las que la cosa no acaba como estaba planeada, si bien eso no significa que sea para mal.

A veces se da el caso de un juego que, por diversos motivos, todo el mundo te dice que no pruebes, que ni te acerques, que huyas de él como de la peste pero luego, sea por pura casualidad o porque tú mismo has visto algo que los demás no, decides jugarlo y descubres que te encanta. Pero esto último es raro que pase mientras que, en sentido opuesto, sí que sucede mucho más y esas decenas de juegos de reciente salida en las estanterías de las tiendas de segunda mano provenientes en parte de gente que confió en el criterio ajeno más que en el propio son buena prueba de ello.

Por eso ante este panorama uno se pregunta si recomendar algo es una buena decisión. Tendemos a creer que lo es y actuamos en consecuencia, siempre de buena fe ya que nunca he conocido a nadie que persiga hacer daño aunque, sabiendo lo que se cuece en las redes, podemos esperar ya cualquier cosa. Esto ocurre porque, como dije, uno se basa en sus preferencias y si bien no son pocos los que extreman precauciones preguntando antes por el tipo, clase o género de juegos preferido de la otra persona, sigue siendo fácil errar el tiro.

Visto lo visto, para finalizar: recomendaciones, ¿sí o no? Lo cierto es que no hay una respuesta concreta y que debe ser uno mismo el que obre en uno u otro sentido en base a su experiencia o forma de ver el asunto. En consecuencia, siguiendo el hilo del post, esto es lo que yo recomiendo hacer al respecto… ¿o no debería hacerlo?

4 comentarios en «Recomendaciones, ¿sí o no?»

  1. Tal vez en épocas anteriores era difícil leer reviews para saber las opiniones de “expertos” pero en un mundo interconectado como ahora es imposible no escuchar opiniones, muchas de ellas encontradas. Pero al final si un juego me interesa, lo busco y al final veo si lo disfruto o no. Buena reflexión. Saludos.

  2. Estamos permeados por las opiniones en muchos sentidos, ya solo una review que tu o yo podamos escribir o leer, ya en cierta medida es una impresión de X o Y obra, que puede ser recomendable o no al que lo esta leyendo, asi que al final simplemente es dar vueltas al rizo, a fin de cuentas si te interesa algo, vas a acabar buscando información al respecto y por lo tanto es igual, además de que es infantil pensar, que podemos vivir aislados simplemente probando cosas sin cercionarnos en algun momento de la opinion de otros, ya sea antes o despues de catarlo…

    En fin, un reflexion interesante

    Un saludo ^^

    1. Es normal y (casi) inevitable que nos lleguen opiniones de terceros pero habría que distinguir entre opinión y recomendación porque la primera no tiene necesariamente que “empujar” a la persona a, en este caso, invertir en algo que, por insistencia, puede pensar que le va a gustar porque así se lo dicen los demás más que por su propio criterio (a no ser que este sea precisamente hacer lo que dicen los demás, claro).

      Es como si ahora yo analizo u opino sobre un título concreto, tú me lees y juzgas si lo visto te gusta o no. Dicha decisión es tuya pero si yo te recomiendo que juegues en base a lo que a mí me gusta y sin tener en cuenta tus preferencias es cosa mía porque soy yo el que te está empujando a consumir algo que no tiene por qué ser de tu agrado. No digo que no se hagan recomendaciones pero sí que hay que tener siempre cuidado porque pensamos que estamos haciendo un favor y puede ser todo lo contrario. Por desgracia, no son pocos los que acaban cayendo en ese error, tanto por un lado (los que recomiendan) como por el otro (los que piden esa recomendación).

      Respecto a lo del aislamiento tengo que decir que muchos juegos de los que poseo y permanecen en mi colección los he conocido así, por mí mismo, a menudo sin haber leído nada sobre ellos previamente. Quizá yo sea un caso muy particular pero creo que pensar y reflexionar sobre lo que veía sin demasiadas influencias externas me ha ayudado a ser crítico precisamente porque no me he dejado llevar por otras opiniones que no fueran la mía propia…

      Mis disculpas por la extensión de la respuesta pero creo que es bueno aclarar ciertos puntos que a lo mejor no había expresado bien en el artículo. Gracias Spiegel, como siempre, por pasarte y compartir tu opinión. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *