PS5 y el caos social

Hoy en GAMALT opinamos sobre lo que está pasando con PlayStation 5: robos, especulación, y un caos social difícil de imaginar hace años…

Lo que está sucediendo con las nuevas consolas, especialmente PlayStation 5, es algo que no deja de sorprender, si bien es cierto que no es la primera vez que suceden hechos como los que voy a relatar a continuación. Pero ello no minimiza ni justifica nada de lo que está ocurriendo en diferentes lugares del mundo. Hablamos de robos, hablamos de especulación y hablamos sobre todo de una sociedad que en este sentido, como en otros, ha perdido el norte…

Lo más grave que he sabido ha sido lo de los robos en camiones que se están dando en Reino Unido donde, al parecer, bandas organizadas rastrean las rutas de distribución, persiguen y acosan a los transportistas, y desvalijan los vehículos. Y todo para poder tener una consola y jugar o, lo más lógico, para revenderlas en el mercado especulativo con altos beneficios.

Así mismo se han dado casos también de repartidores a domicilio que no entregan los pedidos a sus respectivos dueños confiando en que nadie, ni cliente ni empresa, lo notarán. Obviamente hay que ser estúpido para pensarlo pero es tal el ansia por poseer una de estas nuevas máquinas tan escasas que los ciega, a veces con fatales consecuencias (despido e incluso multa y/o cárcel por robo) que afectarán a su futuro…

La pregunta que muchos nos hacemos es: ¿quién es el responsable de que esto pase? La respuesta es que no hay un único culpable, que todos en la cadena han puesto, sin saberlo o a conciencia, su parte para que se dé este escenario partiendo cómo no del punto de origen, es decir, de la propia compañía.

Porque no me creo que Sony, con los precedentes conocidos, no supiera o intuyera al menos que esto podía pasar. Pero estas fechas son muy golosas, haya o no pandemia, y no iban a dejarlo pasar máxime cuando la competencia iba a lanzar su producto casi al mismo tiempo y con consecuencias similares aunque, dada la mayor aceptación de la PlayStation, parece que ha sido en esta última en la que se ha puesto el foco más que en las Xbox Series.

Cómo podían haberlo no solucionado pero sí paliado en cierta forma no es algo que me toque a mí decir pero pienso que un aumento de producción (que ya se hizo porque iban a ser muchas menos en principio las que llegaran de inicio) podía haber ayudado. Sin embargo, lo que más daño ha hecho ha sido ese juego del gato y el ratón que ambas, Sony y Microsoft, mantuvieron durante demasiado tiempo, alimentando con ello la expectación y, por tanto, las ganas de adquirir las respectivas consolas.

Por otra parte están los especuladores, tanto a nivel particular como de empresa y que es un tema que ya toqué en el post anterior, por lo que no hace falta profundizar mucho más en ello. Pero no está de más volver a decir que me parece de una bajeza increíble que, aun siendo algo legal, haya gente que se dedique a hacer negocio (con muy buenos beneficios en ocasiones) a costa de aquellos que por diversos motivos se hallan desesperados por tener una unidad.

Y es en estos últimos en los que quiero poner también el foco, ya que aquí sí que no encuentro una explicación racional para este comportamiento, inducido como dije antes en buena medida por las propias compañías y, por supuesto, por los medios de comunicación, la prensa especializada, que continuamente alimenta el “hype” de sus lectores/espectadores puesto que a buen seguro alguna comisión se llevan de por medio por hacer buena publicidad.

A día de hoy, con la saturación de estímulos que sufrimos y educados como hemos sido (en conjunto me refiero) a enfocar nuestra atención al consumo y a tener las cosas antes que nadie, se me antoja muy complicado que quienes proceden así lleguen a entender que aquello que se compra para el ocio, en este caso una consola de videojuegos, no es algo necesario para vivir. Y el que piense lo contrario es que tiene un serio problema mental…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *