El éxito de los juegos como servicio

0
(0)

No deja de sorprenderme cómo evoluciona cualquier ámbito con el paso de los años. Modas y avances técnicos promueven modelos de negocio que van apareciendo y asentándose a medida que son aceptados. En lo que se refiere a este mundillo nuestro de los videojuegos, el último en llegar es lo que se conoce como “juegos como servicio”, productos basados en la idea de ofrecer un contenido continuado durante la mayor cantidad de tiempo posible con el objetivo de mantener el interés del usuario. Un modelo antaño impensable por sus características pero ahora ampliamente utilizado por muchas compañías.

Hubo un tiempo en el que el jugador tenía que “currárselo” para obtener el contenido extra de un juego concreto, incluido en el disco o cartucho, oculto o bloqueado en un primer momento pero colocado ahí con la intención de recompensar la dedicación a su obtención. Se premiaba nuestro esfuerzo y el disfrute de lo conseguido iba en proporción a lo que nos había costado. Todavía hay juegos que optan por esta vía pero la realidad es que cada vez son más los que se decantan por la que ha dado pie a este artículo…

Y es que ahora, con la puesta a la venta de contenido adicional sea en el lanzamiento del juego o a posteriori, ese esfuerzo ya no existe pues solo el dinero nos separa de disponer de muy diverso material con precios a menudo abusivos aunque se nos brinde la posibilidad de ahorrarnos parte del coste si adquirimos un “pase de temporada”. Aspectos negativos o no dependiendo desde dónde y cómo se miren a los que se suma el hecho de que, si se tiene el juego en formato físico, el contenido total quedará irremediablemente dividido.

No ocurre así cuando se tiene todo en digital, que es de hecho el formato para el que esto de los “juegos como servicio” está realmente pensado porque ya no hablamos solo del material adicional, también de todas aquellas modificaciones que se hacen del título original para ir adecuándolo a lo que ha de llegar o para corregir fallos que en su momento se pasaron por alto o no dio tiempo a solucionar antes de la puesta a la venta del juego (los famosos y criticados “parches”).

La condición de “juego como servicio” de un título concreto hace que mantengamos la atención sobre él, algo que no tiene por qué ser malo pero a la larga, si adquirimos todo el material por aquello de disponer del “juego completo” es posible que el coste del mismo se dispare hasta límites insospechados pero en este caso es uno mismo el que debe juzgar si le merece la pena o no realizar dicha inversión. Por otra parte, siempre se puede esperar a una rebaja que nos permita reducir ese gasto…

Si habéis llegado hasta aquí quizá estéis pensando que le tengo un odio visceral a esta clase de juegos porque, hasta el momento, no he mencionado casi nada bueno de ellos. Y en cierto modo no estáis equivocados pero la intención de este artículo no es la de “machacarlos” sino de tratar de entender su naturaleza y cómo han llegado a ser un éxito, y buena parte de “culpa” la tiene la inevitable transición hacia lo digital que vivimos actualmente.

Lo he mencionado en otras ocasiones: el formato físico agoniza, tiene los días contados. Os lo dice alguien que lo ha defendido siempre como medio de preservación frente a lo digital, más etéreo y poco a poco dependiente de la propia plataforma que lo oferta más que de nosotros mismos. Todavía hoy es posible guardar contenido en un disco duro y conservarlo el tiempo que este dure pero llegará el día en el que tampoco esto sea necesario y ya solo nos quedará el consumirlo mientras nos dejen hacerlo, de ahí mis reticencias al futuro que se presenta con la Nube y el juego en “streaming”.

Los más jóvenes son quienes han abrazado con mayor entusiasmo y facilidad el mercado digital gracias a la comodidad que supone no tener que ir a la tienda para adquirir los juegos ni tener que esperar a que llegue el envío si se compra por Internet. Tan solo el tiempo de descarga es lo que nos separa de su inmediato disfrute y eso, con la velocidad de las conexiones actuales, compensa enormemente el “sacrificio” de dejar atrás lo que, para los más veteranos, ha sido el nexo fundamental de unión con este mundillo durante muchos años. Esa comodidad y rapidez, unidas a las numerosas ofertas que de manera continua van apareciendo en el mercado es lo que ha hecho, sin duda alguna, que los “juegos como servicio” proliferen cada día más.

Guste más o menos, o si no lo hace, poco importa porque llegaron para quedarse, y así hay que aceptarlo. Los videojuegos ya no son un producto inerte que, una vez lanzado, queda igual para el resto de sus días. No, son algo vivo que cambia, evoluciona y se adapta al momento en el que se encuentra. Y posiblemente ahí esté la clave de todo, máxime si tenemos en cuenta que dichos cambios son inducidos por la propia comunidad cuando acepta o rechaza cualquier novedad que las compañías introducen. Y es que, por vez primera en la historia de este mundillo, los usuarios tienen el poder de decidir en cierta medida cómo quieren que sea el juego que están disfrutando, un poder que han otorgado la propia comunicación a través de Internet y la misma esencia de los “juegos como servicio”, que no podrían existir sin ella. Son, en definitiva, un producto del tiempo que vivimos y toca pasar por el aro si se quiere “estar al día”…

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.

Síguenos en
Twitter
Visit Us
Follow Me
Instagram

6 comentarios

  1. Antes que nada, te agradezco muchísimo que me tengas incluido en el apartado de "Blogs que sigues" de manera pública. Me siento honrado con ello *^_^*.
    A continuación… decirte que tienes más razón que un santo. Quizá sea porque uno ya peina alguna que otra cana, pero lo cierto es que eso del streaming es a cada día que pasa el nuevo formato de este mundillo, y habrá que renovarse o morir. Razones para su éxito no les falta, pues como bien dices, se paga y se tiene prácticamente al momento. Solo esperar a que se descargue, instale, y… ¡¡leña al mando!!. Es indiscutiblemente más práctico, pero no puedo de menos que guardar cariño a los discos y cartuchos de toda la vida que no ocupan ningún espacio de memoria en la consola ni en ninguna parte más que en sí mismos, convirtiéndose en un artículo de coleccionista, decoración, o simplemente previsión al que puedes echar mano cuando quieras.
    En lo referente a como antes teníamos que ganarnos el contenido extra con el sudor de nuestras frentes y jugando hasta lograrlo, y como ahora basta con pagar un poco más y ya, decir que se está perdiendo el incentivar al jugador. ¿Qué mejor trofeo que alardear ante tus colegas de haber encontrado un traje secreto para Jill en RE3 o haber logrado un alto porcentaje de secretos descubiertos en los Donkey Kong de la SNES?, y el conseguir el 96 azúl en Super Mario o el hyper spray en Silent Hill para ser automáticamente declarado el amo absoluto. ¿Y ahora?, pagas un extra y no solo tienes contenido desbloqueable a punta pala, sino enzima puedes disfrutar de ventajas frente a los jugadores que se niegan a pasar por el aro y juegan currándoselo como siempre… en fin… que igual me estoy haciendo mayor, pero eso de pagar aparte me parece un robo a mano armada.
    Genial post.

  2. Nosotros hemos tenido la fortuna de vivir una época que la gente joven jamás conocerá. Somos hijos de nuestro tiempo y eso se nota en cómo vivimos los cambios porque no podemos pensar que estos se hacen por nosotros. No, son las nuevas generaciones las que mueven el mundo y nosotros, los veteranos, solo podemos seguir la corriente si deseamos mantenernos en esto, lo que implica aceptar los nuevos modelos de negocio con sus pros y sus contras (que no son pocos)…

    Respecto a lo del contenido es difícil alardear de haber desbloqueado algo si está la opción de obtenerlo antes pasando por caja. Antaño presumíamos de ello porque era la única vía pero a día de hoy, ¿quién puede, por ejemplo, sentirse orgulloso de sacar trajes y/o personajes en el "Street Fighter V" jugando cuando sabe que va a recibir mensajes del tipo "Pues menuda pérdida de tiempo", "Eres tonto, puedes tenerlo antes" o "Menudo aburrimiento echar tantas horas para algo que se puede sacar en segundos"? Yo estaría contento de lograr tal hazaña pero sé que a mucha gente le importa demasiado lo que opinen los demás y no se quieren convertir en objeto de burlas y mofas de los descerebrados de siempre…

    Yo no sé si daré ese paso, el del "streaming" me refiero. Hace un tiempo mi respuesta hubiera sido un NO rotundo pero comienzo a dejar la puerta entreabierta a esa posibilidad, aunque ello no significa que vaya a pasar por el aro cuando llegue el momento. Gracias, T.A.Llopis, por pasarte por el blog y compartir tus experiencias.

    Ah, y me alegra que te haya gustado ver tu blog en la lista. No solo cumple una función de publicidad para otros que me visiten sino que me permite estar al día de las cosas que vais publicando. Saludos.

  3. Una cosa son los DLC como modelo para maximizar beneficios troceando los juegos y otra los DLC como modelo para mantener un servicio y su desarrollo en el tiempo. Personalmente me parece interesante el modelo de negocio de juegos como Destiny 2

  4. Son diferentes pero a su vez idénticos pues comparten un mismo objetivo, y nada ni nadie nos asegura que parte de lo que sale a posteriori en un "juego como servicio" no ha sido previamente eliminado del contenido original precisamente para sacar más dinero. Por otro lado, de "Destiny 2" no puedo decir nada concreto porque no lo he jugado…

    Gracias por pasarte por el blog y comentar, Ikaru. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *