Quien mucho abarca…

0
(0)

Las cifras, dependiendo del contexto en el que se formulen, pueden ser sumamente trágicas y lo que estamos viviendo es buena prueba de ello. Pero también son un atractivo innegable para la mayor parte de la gente ya que no es lo mismo tener 5 que tener 10, o 20, o 100 o el número que queramos imaginar. Evidentemente en este caso me refiero a videojuegos y, en concreto, a todos aquellos que consideramos “retro” aunque esto que voy a comentar es, por supuesto, aplicable también al material actual. Y es que hay algunas cosas que, si bien las entiendo (hasta cierto punto), no puedo compartirlas a pesar de que cada uno es libre de obrar en un sentido u otro…

Sin embargo, me gustaría invitar a la reflexión a todos aquellos que disfrutan de los videojuegos planteando en primer lugar la clásica pero no por ello menos importante pregunta: amigo/a que estás leyendo esto, dime con sinceridad… ¿juegas a todo lo que pasa por tus manos? Muchos contestaréis que sí pero si a continuación os pregunto: ¿y lo aprovecháis bien?, la respuesta a buen seguro no será la misma, siempre y cuando sea la verdad. Vale, puede que haya quien sí lo haga pero permitidme ponerlo en duda, máxime si hablamos de unas cantidades como las que, por ejemplo, suelen venir en esos “paquetes” de emulador/es con sus respectivas roms, creados para ser usados sin muchas complicaciones.

¿Qué sentido tiene el disponer de miles de juegos, independientemente de que su obtención haya supuesto o no un gasto más o menos relevante en su adquisición o en la de los diversos dispositivos necesarios para su funcionamiento en aquellos casos en los que no se hace uso del ordenador? ¿Por qué hay que acumular algo que no interesa y que apenas se va a utilizar o a lo mismo no se utiliza nunca? Estas cuestiones que lanzo para el que quiera responderlas en base a su propia experiencia son las que llevo ya mucho tiempo haciéndome yo en el mismo sentido. Y, como podéis imaginar, la respuesta que hallé no es la de la corriente dominante

Porque la mayoría se decantará sin dudarlo por abrazar todo el contenido, y si hay más mejor. No importa que una parte, a menudo bastante grande, vaya a quedar ahí y pase sin pena ni gloria puesto que sería absurdo renunciar a la misma sobre todo cuando ha costado poco o nada obtener todo el conjunto. Pero muchos no parecen ser conscientes de que, en un sentido más profundo, obrando así no se están haciendo ningún bien. Tener por tener solo conduce en mi opinión a una mayor codicia y a explotar un ego ya de por sí subido por la capacidad actual de la que disponemos para mostrar a los demás lo que poseemos.

Hay quienes argumentarán como principal motivación la de la preservación del material pero incluso eso no es una razón de peso porque este ya se encuentra en numerosos lugares, algunos de ellos de manera oficial, por lo que el temor a su pérdida es mínimo en términos de colectivo. Otra cosa ya es la pérdida personal y el valor que cada uno le dé a la misma pero, insisto, la excusa de preservar los juegos no puede ocultar que lo que se suele buscar habitualmente es, como dije antes, la mera posesión de estos, se utilicen y/o disfruten o no.

Cierto es que he hablado de la emulación pero en el mismo sentido también puedo hacerlo de Steam o cualquier otra tienda virtual, en la que sí que no es posible agarrarse a lo de la preservación porque ya se encargan ellas de eso. En estos casos estamos ante claros ejemplos de lo que algunos llaman “el síndrome de Diógenes digital” con el agravante de que, salvo en lo obtenido por promociones u ofertas, la mayor parte del material adquirido es previo pago y dicho pago no se ve amortizado por el posterior uso y disfrute de lo comprado, actitud que evidencia falta de responsabilidad y criterio por parte de quienes proceden así.

Como dije al principio, cada quien es libre de hacer lo que crea conveniente a este respecto aunque siempre dentro de los límites de lo aceptado dentro de los marcos éticos y legales. Por mi parte pienso que es mucho más adecuado ir a lo seguro y no dejarse tentar fácilmente por “anzuelos” que lleven a acumular, con o sin dinero de por medio, más de lo que realmente se quiere y/o necesita. Hay que aprender a decir “no” si se duda y a rechazar “regalos” ya que con el tiempo aprenderéis, como lo he hecho yo, a valorar mejor lo que se posee (y no me refiero al valor meramente económico).

Por supuesto, lo físico no escapa a este fenómeno pero, por evidentes razones de espacio, no todo el mundo está dispuesto ni puede permitirse el lujo de llevar a igual término su “labor” de acumulación de la misma manera en la que se hace con los productos digitales pero no hace falta redundar más en el asunto puesto que lo ya dicho vale perfectamente también en este caso. Me despido no sin antes daros un pequeño consejo final: recordad el popular refrán que ha servido de título a este post y pensad a continuación si realmente queréis seguir acumulando cuanto sea posible aunque eso os impida “apretar” todo aquello que de verdad os gusta…

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Sé el primero en puntuar este contenido.

Síguenos en
Twitter
Visit Us
Follow Me
Instagram

4 comentarios

  1. Tienes razón, al menos en mi caso he acumulado las colecciones enteras de roms de las consolas retro de mi éepoca: Atari 2600, Sega, NES, SNES. Son cientos de juegos que, salvo unos pocos clásicos muy populares casi ni toco. Supongo que nos pasa a la mayoría. Buena reflexión. Saludos.

  2. Realmente este es un mal que para los que consumimos videojuegos, nos afecta en mayor o menor medida, yo por ejemplo compro muchísimos videojuegos, pero no por el hecho de fardar, si no porque, los voy queriendo jugar, los perdí en su momento y los quiero recuperar o bien me lo vendieron bien en su momento, así que acabo teniendo muchísimo catalogo que si bien es cierto que acabo jugando, pero no lo exprimo al máximo, ni lo juego en seguida, por la cantidad bestial que tengo de pendientes y sobre todo por el hecho de que gracias a las ofertas o el interés no deja de crecer, creo que lo prioritario es más que quejarnos, es desarrollar medidas que nos ayuden a paliar esto y valorar más lo que tenemos…

    Un saludo ^^

  3. Yo nunca me he visto en esa situación porque aunque he tenido mis épocas de mayor consumo nunca he llegado a acumular material que no fuera a utilizar en ese instante y todo lo que ha ido pasando por mis manos lo he tratado siempre de aprovechar en lo posible, y aun así siempre me acabo quitando de encima aquello con lo que no llego nunca a establecer ningún vínculo. Por eso conservo tan pocos juegos de cada sistema que he tenido y en la actualidad los adquiero a cuentagotas, pues aprendí a quedarme con las cosas que no solo me gustan sino que, de alguna manera, representan algo especial. Esto es complicado en tu caso porque "solo" juegas, aprovechándolo en la medida que puedes, y sin más pasas al siguiente ya que, si no lo hicieras así, no podrías con todo.

    Yo creo que la clave es aprender a desarrollar ese vínculo y ver los videojuegos (o cualquier otra cosa que nos guste mucho, lo que sea) como algo más que un simple pasatiempo, aunque sea esa desde siempre su principal función. No niego que mi forma de entenderlo me lleva a perderme muchas cosas, alguna quizá de mi agrado, pero aunque a veces pase mis rachas de incertidumbre por no tener nada nuevo a lo que echar mano, lo cierto es que me siento bien así. No sé, supongo que siempre he sido un poco raro a este respecto…

    Gracias como siempre por pasarte y compartir tu experiencia y opinión, Spiegel. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *